MÁRKETING SOCIAL: DEFINICIÓN Y TIPOS

El Márketing social es aquel que utiliza las herramientas y técnicas del márketing tradicional para difundir mensajes que mejoren el bienestar social.

La base del Márketing social es simple: utilizar nuestro potencial comunicativo para transformar el mundo que nos rodea. En la era de las redes sociales y la información todos llevamos en nuestro bolsillo un altavoz que podemos utilizar para transmitir y promocionar ideas que mejoren la sociedad.

Normalmente, asociamos el Márketing social a organizaciones como ONG’s, Instituciones…  Los anuncios de la DGT, los spots del Ministerio del Interior en contra de la violencia sexual, o las campañas de recaudación de fondos de Médicos Sin Fronteras son ejemplos perfectos de Márketing Social. Este spot de Save the Children se publicó en 2014, volviéndose increíblemente viral en pocos días.

 

Sin embargo, este tipo de campañas no son las únicas que se pueden enmarcar dentro del Márketing Social. Cada vez son más las empresas privadas que también se apuntan al Márketing con causa, como forma de conectar con el público de una forma más profunda. Ejemplos como la famosa campaña de «mujeres reales» de Dove, que fue precursora del movimiento bodypositive; el súper viral #likeagirl de Always; o la potente apuesta de H&M por la transición ecológica del mundo fast fashion… son casos de Márketing social corporativo exitoso.

El Márketing Social Coporativo puede enfocarse de distintas formas, que pueden darse por separado o al mismo tiempo dentro de la misma campaña:

  • Promocionar acciones de RSC que ya lleva a cabo la empresa. Si una empresa tiene un programa de inserción laboral de personas con discapacidad, hacer una campaña comunicándolo ayudará a que los consumidores comprendan más su esencia y se sientan más cercanos a ella. La campaña no promociona ningún producto, pero genera awarness y engagement.

 

  • Promocionar un producto resaltando sus características socialmente beneficiosas por encima de las otras. Pongamos un ejemplo básico: vendemos una camiseta fabricada con materiales sostenibles. Podemos promocionarla de dos formas: basándonos en su diseño estético (márketing tradicional) o basándonos en que su proceso de fabricación respeta el medio ambiente. De esta manera, no solo promocionamos nuestro producto, sino que generamos un fuerte mensaje: que un producto sea sostenible aporta valor, porque cuidar la naturaleza importa.

 

  • Entender el propio Márketing como una acción de RSC. Es la forma de Márketing Social puro. Se da cuando la empresa decide utilizar su alcance y capacidad de difusión para transmitir un mensaje socialmente positivo. Desde el siglo pasado, la publicidad forma parte de la cultura de masas y puede ayudar a afianzar o promover transformacioens sociales. Un buen ejemplo de esto es la campaña de Nike sobre el empoderamiento femenino a través del deporte.

 

El Márketing social es una realidad  imprescindible en el mundo de lo público y lo no gubernamental, y es también una tendencia cada vez más fuerte en el mundo empresarial. Los consumidores son cada vez más exigentes. Por eso es importante que las empresas generen contenido significativo que conecte con los consumidores a un nivel profundo. El Márketing Social es una manera estupenda de hacerlo.

Si quieres aprender más, puedes seguir investigando el blog, o ver mi video hablando sobre márketing social .